Atentado en canal de Ecuador: “Nos decían que nos iban a matar»

Atentado en canal de Ecuador: “Nos decían que nos iban a matar»

El periodista Jorge Rendón estaba transmitiendo en vivo cuando sintió un fuerte bullicio fuera del set de televisión.

Lo primero que pensó es que era una discusión entre sus colegas.

Minutos más tarde, sin embargo, el presentador del programa “Después del noticiero” se dio cuenta de que estaba siendo víctima de un violento asalto por parte de un grupo armado a TC Televisión.

Los atacantes -cargados con explosivos y fusiles- amenazaron al personal de la televisora, entre ellos a Rendón, y los obligaron a permanecer en el suelo.

Esta situación llevó al presidente Daniel Noboa a tomar la inédita decisión de declarar la existencia de un «conflicto armado interno» en Ecuador y a sacar al Ejército a la calle.

En BBC Mundo hablamos con Jorge Rendón quien, como uno de los principales testigos, nos contó en detalle cómo se vivieron los frenéticos minutos del ataque en el interior de la televisora.

“Ha sido durísimo. Esto es realmente preocupante”, dice.

Te recomendamos leer también: Noboa: “No podemos ceder ante estos terroristas”

“Lo que ocurrió es terrorismo, es narcoterrorismo. Y debe ser una alerta cada vez más fuerte para toda la región latinoamericana”, agrega.

A continuación, su testimonio en primera persona.

Yo estaba transmitiendo en vivo, junto a mi compañera Vanessa Filella, en el momento del ataque.

Primero, escuché unos ruidos en los pasillos del canal, en los exteriores del set de televisión, y en ese momento yo me preguntaba: ¿qué pasa? Era raro que ocurriera eso. Y el bullicio era cada vez más fuerte.

Cuando nos fuimos al corte comercial, a las 14:15 horas, el productor y el director de cámara me advirtieron a través del comunicador (auricular):

‘Jorge, por favor, cierren la puerta, se están tomando el canal, hay gente armada, asaltando, robando. Tomen precauciones, cierren la puerta’.

En el estudio tenemos puertas blindadas. Entonces nosotros -que éramos una 7 personas aproximadamente- la presionamos con toda nuestra fuerza. Con eso ganamos algo de tiempo.

En ese momento, le pedí a mi compañera Vanessa que llamara desde su teléfono a la policía para pedir ayuda.

Leave a Reply

Your email address will not be published.