octubre 4, 2022

LA VOZ NOTICIOSA

INICIADO EL 18 DE ABRIL DEL 2018

Confían año de La Altagracia no deje la nación indiferente frente grandes retos

Santiago.- La Iglesia Católica de esta ciudad resaltó el amor y la devoción del pueblo dominicano hacia la Virgen de La Altagracia y confió que “este Año Jubilar Altagraciano no nos deje indiferentes frente a los grandes retos que tiene nuestro país”.

En su editorial de esta semana, el vocero de la Arquidiócesis de Santiago espera que “De ahora en adelante tiene que haber un antes y un después, caracterizando el presente con acciones nobles, siendo solidarios con el que sufre y construyendo un mejor porvenir para todos”.

En semanario Camino destaca que Cien años después de la Coronación Canónica de la Virgen de La Altagracia, como Reina y Soberana, ocurrida el 15 de agosto de 1922, el pueblo volvió a demostrarle su amor y cariño por regalarles a su Hijo, Salvador de la Humanidad.

“No importó que fuera lunes, día laborable. No importó que los fuertes rayos del sol hicieran cambiar el color de la piel, para que una enorme multitud llenara el Estadio Olímpico Félix Sánchez, de Santo Domingo, y mostrar su amor a la Virgen de La Altagracia.”

El periódico de la Iglesia católica de Santiago subraya que cada hijo de la Patria amada lleva en su corazón. Incluso, muchos que no van con regularidad a los templos, cuando es la Virgen la que llama dicen presente.

“Las escenas hermosas y llenas de fervor vividas en la clausura de este Centenario serán inolvidables” puntualiza el semanario Camino.

Dice que el traslado de la Virgen desde Higüey a Santo Domingo, el recibimiento en el Monumento a Fray Antón de Montesinos, el trayecto.

recorrido hasta la Catedral Primada de América, el acto en la Puerta del Conde, y su entrada triunfal al Estadio han marcado para siempre a los dominicanos.

Agrega que ver a miles de fieles recibiendo a la Virgen con el anhelo de un hijo que espera a su madre amada, sabiendo que en ella encontrará ternura y consuelo hace prever un futuro esperanzador para la Republica Dominicana.

Camino resalta que “Ahora, dominicanos y dominicanas, debemos reflejar en nuestras vidas los deseos de María de la Altagracia cuando nos dice: “Hagan lo que Él les diga”. ¿Y Jesús, qué nos dice? Que amemos a los demás, que protejamos a los huérfanos y a las viudas, que seamos misericordiosos, mensajeros de paz, no apegarnos a las riquezas.”