diciembre 8, 2022

LA VOZ NOTICIOSA

INICIADO EL 18 DE ABRIL DEL 2018

Rescatan a 166 niños de las calles en 4 meses

Eran 136 varones y 30 hembras que se dedicaban a pedir limosnas y a realizar trabajos en las calles del Distrito Nacional.

 El Consejo Na­cional para la Niñez y la Adolescen­cia (Conani) ha logrado rescatar de las calles a 166 niños, niñas y adolescentes entre marzo y junio de este año.

Se trata de 136 varones y 30 hembras que se dedi­caban a pedir limosnas y a realizar trabajos en las ca­lles del Distrito Nacional, los cuales fueron protegi­dos por el Conani a través de 38 operativos.

Las acciones para resguar­dar a esos menores y ga­rantizarles la protección de sus derechos forman parte de un plan piloto desarro­llado en el polígono cen­tral del Distrito Nacional y que se proyecta extender a otros lugares del país.

La meta es que al final de año esté funcionando el programa en la provincia Santo Domingo y de ahí continuar a otros pueblos.

En las intervenciones que realiza un equipo multidis­ciplinario han establecido que 99 de los menores re­catados son migrantes, y que en las labores que rea­lizan en las calles han con­tado con el apoyo de 33 adultos.

Los datos fueron aporta­dos por la directora de Co­nani, Ana Cecilia Morun Solano, y funcionarios de la entidad, durante su par­ticipación en el Desayuno de Listín Diario, encabeza­do por el director del perió­dico, Miguel Franjul.

La directora de Conani es­tuvo acompañada de Lau­ra Torres, encargada de la unidad Técnica de Gestión; Alberto Padilla, encargado del departamento de Po­líticas, Normas y Regula­ciones; Paola Rodríguez, enlace técnico entre el Ga­binete de Niñez y Adoles­cencia y Conani, y Merqui­sede Avelino, encargado de comunicaciones.

Plan piloto
El plan piloto del progra­ma, que se desarrolla a tra­vés de la Unidad Técnica Operativa (UTO), fue pre­sentado al país por el órgano rector de la niñez y la ado­lescencia en diciembre del 2021, luego de ser anuncia­do un mes antes por la pri­mera dama y presidenta del Gabinete de Niñez y Adoles­cencia, Raquel Arbaje.

En el programa trabajan 21 personas de la Unidad Téc­nica Operativa y también participan representantes de otras instituciones.

La directora de Conani ex­puso que procuran que ese programa permanezca en el tiempo, dándoles seguimien­to y acompañamiento a esos niños, niñas y adolescentes, con el propósito de que no vuelvan a las calles, sino a las aulas y a lugares de trabajo.

Puntualizó que pretenden crear un sistema de becas y empleos para beneficio de esos niños y adolescentes, gestionando apoyo a través de las mismas plazas y luga­res donde antes se veían co­mo una amenaza, así como gestionarles que reciban los beneficios de los programas sociales del gobierno.

Percibe que esos menores lo que necesitan es que alguien les dé una oportunidad.

Los menores fueron resca­tados de espacios públicos y de las peores formas de tra­bajo infantil, donde algunos eran explotados sexualmen­te con fines comerciales.

Los muchachos en esas con­diciones de vulnerabilidad son detectados por diversas vías, a través de las informa­ciones publicadas en medios de comunicación y redes so­ciales, por denuncias direc­tas, y hasta por un rumor, acotó Morun Solano.

Pero, además, tienen identi­ficados lugares a donde acu­den sin necesidad de espe­rar una llamada.

Para esa labor, la UTO con­tará con patrullas motoriza­das, en las que se moverán psicólogos, trabajadores so­ciales y demás profesiona­les que intervienen en este plan.

Señaló que a la par con el plan piloto en el Distrito Na­cional, Conani seguirá brin­dando atención a esa pro­blemática a nivel nacional, al igual que a otros proyec­tos en beneficios de ese seg­mento de la población.

Mapeo de los lugares
Conani ha identificado 54 lugares del polígono central del Distrito Nacional donde suelen ubicarse los menores con las características defini­das, sobre todo por cercanía a sitios donde pueden con­seguir comida y trabajo.

Alberto Padilla, encargado del departamento de Polí­ticas , Normas y Regulacio­nes de la institución estatal, explicó que para el rescate de los menores utilizan una metodología amigable, que genere confianza en los ni­ños y adolescentes.

Precisó que el plan consta de grandes ejes. Salen a bus­carlos en vehículos conforta­bles, el niño da su anuencia porque siente confianza y el mismo luego dice que se lo lleven. En Conani es recibi­do con alimentos, tanto co­cidos, para su consumo, co­mo crudos, que llevan a sus casas cuando los especialis­tas van a conversar con las familias.

En los hogares, el personal de Conani se da cuenta que a ve­ces viven con abuelos y tíos, que piden ayuda porque no pueden tenerlos.

Expuso que la tasa de retorno a las calles ha sido muy baja en aquellos que tienen poco tiempo en situación de calle.

Sin embargo, expresó que ha habido algunos fracasos porque hay familias que no han cumplido con los acuer­dos. Cuando esto ocurre, no los retornan a sus casas, si­no que son llevados al hogar de paso de Conani Padre Luis Rosario, que funcio­na desde abril de 2022, en Guerra, provincia Santo Do­mingo.

“Con la información que aportan los menores, los es­pecialistas llegan al entorno sociofamiliar”, puntualizó.

Uniones tempranas
Laura Torres, encargada de la unidad Técnica de Ges­tión, dio detalles de un pro­grama iniciado en diciembre de 2021 para erradicar las uniones a temprana edad.

Este programa involucra a 18 instituciones que articu­lan políticas públicas para prevenir esa problemática, que repercute en los emba­razos temprano y las muer­tes maternas.

Trabajan en la prevención y atención, dando acompa­ñamiento sicosocial, y si de­terminan que en esa unión temprano y embarazo hay implicaciones penales apo­deran al ministerio público.

CLAVES
Acompañamiento.

Alberto Padilla pun­tualizó que el progra­ma para prevenir unio­nes tempranas que desarrollan implica un acompañamiento a esa adolescente. Y subra­yó que lo importante es que están priorizan­do 20 localidades, se­leccionadas por tener alta densidad pobla­ción y más casos. Men­cionó entre estas las provincias San Juan, Dajabón, Azua, Ba­rahona, San Cristóbal, Peravia, Higüey, Santo Domingo y Santiago.

“La meta es recorrer todo el territorio para erradicar las uniones tempranas”, enfatizó Padilla.