LA VOZ NOTICIOSA

INICIADO EL 18 DE ABRIL DEL 2018

Orlando Jorge Mera: «Un titán» que le gustaba el running, el ciclismo y la apicultura

“Cuando no ejercía función pública yo hacía una vida deportiva, yo llegué hasta hacer un triatlón, yo me entrenaba para correr, nadar y montar bicicleta»

Santo Domingo, RD

Orlando Jorge Mera era un amante de los deportes y la vida saludable. “Yo antes, cuando no ejercía función pública yo hacía una vida deportiva, yo llegué hasta hacer un triatlón, yo me entrenaba para correr, nadar y montar bicicleta, pero ya no lo puedo hacer”, comentaba hace un mes al programa “Énfasis” (Color Visión).

Sus hobbies, el running y la apicultura, le permitieron tener una relación muy cercana con la naturaleza a lo largo de sus 55 años de vida, que ayer, en su propia oficina del Ministerio de Medio Ambiente, fue silenciada a tiros por su amigo Miguel Cruz.

Orlando era un hombre cercano y dio muestras de su sencillez: “Yo tengo el mismo número de celular desde hace veinte años… Cuando llegué al Ministerio de Medio Ambiente me entregaron uno y le dije: – no, lo puede usar otra persona”, aseguraba. Para él, el poder “no es una cosa que me deslumbre”.

Aunque se graduó de derecho, desde niño le gustó la comunicación: “A mí siempre me ha gustado el periodismo, la investigación y eso fue una idea de muy niño, que hicimos un periódico que se llamaba El Extra, en mi casa, de manera muy manual, con tinta china”, relató a “Énfasis”, que se transmite por Color Visión, canal donde él mismo tenía un espacio televisivo.

“Yo tengo un programa de televisión, aquí en Color Visión (“Líderes”) y pude haber dejado ese programa ahora (tras sus funciones como ministro), pero lo he mantenido, siempre con el mismo criterio”.

+ Recuerdos

Una fotografía tomada en la terraza de su hogar lo transportaron a diciembre del año 1981, cuando Jorge Blanco era candidato a la presidencia y posaron para obsequiar la foto como una tarjeta navideña.

“Mi familia es la sencillez hecha palabra. He estado, desde entonces, en muchas campañas y he visto muchas fotos similares, pero puedo decir con orgullo que esa fue la primera foto de familia en una campaña electoral. Recordar que para esa época, el presidente Balaguer nunca tuvo familia conocida, y la familia del presidente Antonio Guzmán estaba integrada por hijos adultos. Es decir, esta foto colocó a la familia en el centro de la política. Hay un antes y un después a partir de esa foto”, rememoraba en una de sus entrevistas.

+ Del Cibao a la Capital

El hecho de que sus padres desde muy jóvenes hicieron vida pública hizo que el crecimiento de Orlando Jorge Mera fuera diferente. “No quemé las etapas de la niñez y la juventud quizás como otros niños podían hacerlo”, llegó a decir.

A pesar que su madre, Asela Mera de Jorge (1933- 2007), siempre estuvo trabajando, todo el tiempo, junto a su padre, el expresidente Salvador Jorge Blanco (1926-2010), nunca descuidó la crianza de sus dos  hijos, afianzada, siempre, en la sencillez y la buena costumbre.

Jorge Mera inició sus estudios en el colegio Las Américas, en Santiago. “El colegio quedaba a diez  minutos en carro y unos treinta minutos  caminando. Cuando mis padres no nos podían llevar, nos íbamos con el jardinero, a veces caminando, y otras veces, íbamos montados en burro. Dilia y yo los disfrutábamos. Era parte de la aventura”, escribió en su blog “Apuntes de Orlando Jorge Mera”.

Luego agregó: “Mi madre siempre atenta, daba instrucciones precisas sobre nuestra merienda, que era muy particular. Nos ponía jugo de naranja, casabe tostado, queso y huevo hervidos, pues ese era el desayuno de mis padres, y como niño al fin, queríamos lo mismo que ellos desayunaban”.

En 1978 fue su último año viviendo en Santiago. Ya había concluido la primaria  y la familia se mudó a Santo Domingo, ya que Salvador Jorge Blanco había resultado electo senador por la capital. Entonces, ya viviendo en Santo Domingo, Orlando termina sus estudios en el colegio Loyola.

En 1991 se graduó de licenciado en Derecho Summa Cum Laude (con las más altas calificaciones de la promoción), en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra. Coincidencia de la vida: el día de su graduación también su padre salía de la cárcel.

“A mí me tocó dar el discurso de graduación, fue un día muy feliz para toda la familia”, apuntó en una entrevista.

+ Días difíciles

Para 1989 Jorge Blanco guardaba prisión en la entonces cárcel Preventiva del ensanche La Fe. Orlando relató que su madre le visitaba todos los días, al igual que él y su hermana Dilia. 

“Mi madre permanecía desde las 8:00 am hasta las 6:00 pm, diariamente. Esto implicaba toda una logística en el sentido de que debíamos enviarle el desayuno, almuerzo y cena, cada día. En partidas dobles. A veces, Dilia llevaba el almuerzo, y yo, la cena, o viceversa”, publicó en su blog.

En medio de esa faena su madre, visitando la cárcel, se resbaló de una escalera y se fracturó un tobillo. Al ser diabética, su  pierna se complicó de tal manera, que tuvieron que trasladarla a un hospital en Miami, Jorge Blanco consiguió un permiso y así pudo viajar toda la familia.

“No quiero acordarme mucho de ese día, pero ha sido la mayor sensación de impotencia que uno pueda sentir. Mi padre, desesperado en su celda, y mi madre, llevada de urgencia a una reconocida clínica privada, en condiciones de gravedad, por su conocida diabetes. ..Vivíamos, durante esos días, entre la cárcel y la clínica, angustiados», recordaba.

En esas circunstancias, agregaba, no hubo otra alternativa que viajar a Miami con ella. «Debo ser justo, y reconocer que el presidente Joaquín Balaguer autorizó la salida de mi padre, y todos juntos, viajamos a Miami».

A su padre le agradecía una gran lección que le dio pocos meses antes de asumir la presidencia en 1982: «Nos llamó a Dilia y a mí y nos dijo: – miren, ustedes ahora van a aconocer amigos que nunca antes habían tenido, no se confundan, el poder es como una sombra que pasa, y eso a mí nunca se me ha olvidado».