septiembre 25, 2022

LA VOZ NOTICIOSA

INICIADO EL 18 DE ABRIL DEL 2018

Vecinos de Villa Faro crean su propia «guardia» de protección

Comunitarios indican que Villa Faro comprende cerca de 50 subbarrios y para cubrir las demandas de seguridad de sus vecinos se necesitan más policías.

Santo Domingo, RD

Asediados por los actos delictivos y abrumados por el temor de si ellos o uno de los suyos será la próxima víctima de un asalto, los residentes de Villa Faro, en Santo Do­mingo Este, decidieron encaminar, por sus pro­pios medios, acciones para garantizar su seguridad.

Desde turnarse para cus­todiar a los jóvenes, niños o a los más adultos mien­tras estos salen rumbo a sus escuelas, universida­des, citas médicas o traba­jos, hasta hacer rondas de vigilancia, en horas de la noche y la mañana, son de las medidas que ya están en marcha en la zona re­sidencial María Mercedes, del referido sector.

Jesús Mercedes, presiden­te de la junta de vecinos y titular del bloque tres de Villa Faro, que incluye a los principales represen­tantes de 26 pequeños ba­rrios de entre la carretera de Mendoza y San Isidro, explicó a LISTÍN DIARIO que se han reunido con las autoridades policiales pa­ra externar la problemática que les aqueja, pero no han obtenido la respuesta espe­rada.

Seguridad privada

El permanente estado de inseguridad, fue lo que, se­gún los consultados, motivó la idea de contratar a una agencia de seguridad priva­da, para poner en sus ma­nos la custodia del lugar.

“Por el gran nivel de de­lincuencia que hemos si­do afectados, en virtud de eso, estamos conformando un departamento de seguri­dad privada para nosotros”, puntualizó Jesús Mercedes.

El representante de los ve­cinos de María Mercedes detalló que el costo lo asu­mirá la comunidad con co­lectas y constará de un per­sonal integrado por tres personas.

“Uno en la mañana y dos en la noche. El de la maña­na solo estará en la entrada para vigilar al que entre, y en la noche va a haber uno en la entrada y el otro que nos dará servicio de motori­zada por las calles”, precisó.

Visita al Palacio

De acuerdo con el comu­nitario, los reclamos tam­bién llegaron al Palacio Na­cional, en febrero de 2021, cuando el presidente Luis Abinader se reunió con jun­tas de vecinos de Santo Do­mingo Este en la casa de go­bierno.

Sin respuestas

“Tanto las autoridades pa­sadas, como las presen­tes no nos han tomado en cuenta”, manifestó Merce­des, al tiempo que reveló que se han reunido varias veces con el encargado del destacamento de Villa Faro, pero “todo sigue igual”.

No obstante, el líder comu­nitario indicó que no res­ponsabiliza a los miembros del cuerpo del orden en esa delegación, sino que “es un asunto de más arriba”.

Un destacamento “de ver­dad”

Según explicó, “no se le puede exigir” que 35 ofi­ciales, cantidad aproxima­da con la que dijo cuenta el destacamento de Villa Faro, hagan el trabajo de 90 que, es a su juicio, el mínimo que se debe desplegar para un sector “tan grande”.

La reubicación o la amplia­ción del destacamento, así como la reducción del índi­ce de criminalidad, las defi­nió como “las necesidades número uno” que requiere la comunidad.

Mercedes señaló que el que ya tiene, “es como si no lo tuvieran” ya que no hay es­pacio.

“Es un destacamento que no se puede dotar de las he­rramientas necesarias, por­que su local no lo permite. Muy pequeño”, subrayó.

En ese sentido, dijo que Vi­lla Faro comprende cerca de 50 subbarrios y para cu­brir las demandas de segu­ridad se necesitan más po­licías.

Retrovisores y  baterías
Azotan

De su lado, Carlos Cis­neros, otro comunitario, sostuvo que les azota una ola de robo de retro­visores y baterías de ve­hículos.

Sustracción

Cisneros especificó que entre las 3:00 y 4:00 de la madrugada y desde las 8:00 de la noche, los delincuentes acceden al residencial y sustraen las piezas de los automóvi­les que encuentran en las calles.

Acecho

Esta tendencia se suma a la de esperar a las per­sonas en la entrada para “caerles” y “atracarlas”.

Quejas

Las quejas de ciudada­nos en las últimas sema­nas se han intensificado por la inseguridad que prevalece en las calles, debido a deficiencas en el patrullaje.