LA VOZ NOTICIOSA

INICIADO EL 18 DE ABRIL DEL 2018

Video | David Ortiz: «Ahora me quieren decir lo que tengo que hacer con mi vida»

«Yo tengo una villa en Las Terrenas. Si tú no quieres que yo vaya a la mía, préstame una en Casa de Campo». Así tronó el ex Grandes Ligas, David Ortiz, contra las personas que lo criticaron por vacacionar «en el bajo mundo» durante Semana Santa en Samaná.

El Big Papi, como también se le conoce al expelotero, se vio molesto en un video de poco más de dos minutos y que se distribuyó en las redes sociales, en el que agregó que en la República Dominicana se prioriza temas «sin importancia».

«¿Qué mald*** mal vivir es que ustedes tienen? De todo un sonido, de todo una vuelta. ¿Ustedes no se hartan? Vivan su vida. Cuando yo era un desbaratado que yo no tenía ni uno nadie sabía quién era David Ortiz. Ahora me quieren decir lo que tengo que hacer con mi vida», acotó el recién Salón de la Fama.

La incomodidad de Ortiz llega luego que hace varios días se le cuestionara no sólo que estuviera vacacionando y disfrutando en Las Terrenas, también por su acompañante, una mujer que hasta el momento no ha sido identificada y que no se le despegó mientras el extoletero de los Medias Rojas de Boston estuvo compartiendo con amigos.https://www.dailymotion.com/embed/video/x8a6246?pubtool=oembed

«Antes de ustedes sentarse a hablar mierd* de uno, cepíllense la boca todos, porque ustedes no saben qué lo qué con uno», sentenció el Big Papi.

David Ortiz entró al Salón de la Fama de Cooperstown. Tras contar contar con un 84.1% de los votos para ingresar al Salón de la Fama de las Grandes Ligas del Béisbol, el «Big Papi», David Ortiz, se unió a Buck O’Neil, Minnie Miñoso, Tony Oliva, Gil Hodges, Jim Kaat y Bud Fowler para ser exaltados el próximo 24 de julio de este año.

Ortiz ingresó al Salón de la Fama en su primer intento, en el que se enfrentó a Barry Bonds y Roger Clemens, quienes terminaron con más de un 75% de la votación a su favor, sin embargo, el dominicano de Los Medias Rojas de Boston se perfiló como el favorito para la exaltación.

No obstante, las dudas sobre su entrada al Salón de la Fama se dejaron sentir por el tema del supuesto dopaje del que se le acusó. Su único supuesto positivo por sustancias dopantes se remite a un estudio realizado en 2003 que se supone sería anónimo y cuyo fin era determinar si MLB debía instituir controles con regularidad.