LA VOZ NOTICIOSA

INICIADO EL 18 DE ABRIL DEL 2018

Los muertos de Mariupol se elevan a 5.000 mientras Ucrania se prepara en el este

“Primero estábamos asustados, ahora estamos histéricos”, dijo Valentyna Klymenko, de 64 años. Dijo que ella, su esposo y dos vecinos resistieron el asedio durmiendo sobre pilas de papas cubiertas con un colchón y mantas. “No lloramos al principio. Ahora estamos llorando”.

ANDRIIVKA, Ucrania (AP) — El alcalde de la ciudad portuaria sitiada de Mariupol calculó el miércoles el número de civiles asesinados allí en más de 5.000, mientras Ucrania recopilaba pruebas de las atrocidades rusas en las afueras de Kiev y se preparaba para lo que podría convertirse en una batalla culminante por el control del este industrial del país.

Las autoridades ucranianas continuaron reuniendo a los muertos en las ciudades en ruinas fuera de la capital en medio de señales reveladoras de que las tropas de Moscú mataron a civiles indiscriminadamente antes de retirarse en los últimos días.

En otros desarrollos, EE. UU. y sus aliados occidentales tomaron medidas para imponer nuevas sanciones contra el Kremlin por lo que calificaron de crímenes de guerra.

Y Rusia completó la retirada de todas sus 24.000 o más tropas estimadas de las áreas de Kiev y Chernihiv en el norte, enviándolas a Bielorrusia o Rusia para reabastecerse y reorganizarse, dijo un funcionario de defensa estadounidense que habló bajo condición de anonimato.
El presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, advirtió que Moscú ahora está reuniendo refuerzos y tratando de adentrarse más en el este del país, donde el Kremlin ha dicho que su objetivo es “liberar” el Donbas, el corazón industrial de Ucrania, en su mayoría de habla rusa.

“Se está decidiendo el destino de nuestra tierra y de nuestra gente. Sabemos por lo que estamos luchando. Y haremos todo lo posible para ganar”, dijo Zelenskyy.

Las autoridades ucranianas instaron a las personas que viven en Donbas a evacuar ahora, antes de una inminente ofensiva rusa, mientras todavía hay tiempo.

“Más tarde, la gente será atacada”, dijo la viceprimera ministra Iryna Vereshchuk, “y no podremos hacer nada para ayudarlos”.

Un funcionario occidental, que habló bajo condición de anonimato para discutir las estimaciones de inteligencia, dijo que las fuerzas dañadas de Rusia tardarán hasta un mes en reagruparse para un gran impulso en el este de Ucrania. Casi una cuarta parte de sus grupos tácticos de batallón en el país se han vuelto “no efectivos en combate” y se han retirado o fusionado con otras unidades, dijo el funcionario.

El alcalde de Mariupol, Vadym Boichenko, dijo que de los más de 5.000 civiles asesinados durante semanas de bombardeos rusos y enfrentamientos callejeros, 210 eran niños. Dijo que las fuerzas rusas bombardearon hospitales, incluido uno donde 50 personas murieron quemadas.

Boichenko dijo que más del 90% de la infraestructura de la ciudad ha sido destruida. Los ataques de castigo en el puerto estratégico en el Mar de Azov han cortado los alimentos, el agua, el combustible y la medicina y han pulverizado hogares y negocios.
Funcionarios de defensa británicos dijeron que 160.000 personas permanecían atrapadas en la ciudad, que antes de la guerra tenía una población de 430.000 habitantes. Un convoy de ayuda humanitaria acompañado por la Cruz Roja intenta sin éxito entrar en la ciudad desde el viernes.

Capturar la ciudad permitiría a Rusia asegurar un corredor terrestre continuo hacia la península de Crimea, que Rusia arrebató a Ucrania en 2014.

Mientras tanto, en las calles llenas de cicatrices y silenciosas de Bucha y otras ciudades alrededor de la capital de Ucrania donde las fuerzas rusas se retiraron, los investigadores trataron de documentar lo que parecían ser asesinatos generalizados de civiles. Evidentemente, algunas víctimas habían recibido disparos a quemarropa. Algunos fueron encontrados con las manos atadas o con la carne quemada.

En un cementerio en Bucha, los trabajadores comenzaron a cargar más de 60 cuerpos aparentemente recolectados en los últimos días en un camión de envío de comestibles para transportarlos a una instalación para una mayor investigación.

Todavía quedaban por recoger más cuerpos en Bucha. The Associated Press vio a dos en una casa en un vecindario silencioso. De vez en cuando se oía el sordo estruendo de los trabajadores que limpiaban la ciudad de minas y otros artefactos explosivos sin detonar.

En Andriivka, un pueblo a unos 60 kilómetros (40 millas) al oeste de Kiev, dos policías del pueblo cercano de Makariv llegaron el martes para identificar a un hombre cuyo cuerpo estaba en un campo junto a las vías de un tanque. Los oficiales encontraron 20 cuerpos en el área de Makariv, dijo la capitana Alla Pustova.

Los residentes de Andriivka dijeron que los rusos llegaron a principios de marzo y tomaron los teléfonos de los lugareños. Algunas personas fueron detenidas y luego liberadas. Otros encontraron destinos desconocidos. Algunos describieron refugiarse durante semanas en sótanos que normalmente se utilizan para almacenar verduras para el invierno.

Con la sexta semana de la guerra llegando a su fin, los soldados se habían ido, y los transportes blindados de personal rusos, un tanque y otros vehículos quedaron destruidos en ambos extremos de la carretera que atraviesa el pueblo. Varios edificios quedaron reducidos a montones de ladrillos y metal corrugado. Los residentes lucharon sin calefacción, electricidad o gas para cocinar.

“Primero estábamos asustados, ahora estamos histéricos”, dijo Valentyna Klymenko, de 64 años. Dijo que ella, su esposo y dos vecinos resistieron el asedio durmiendo sobre pilas de papas cubiertas con un colchón y mantas. “No lloramos al principio. Ahora estamos llorando”.