EL VALOR DE LA MONEDA DE UN CENTAVO.

El valor de un centavo
El valor de un minuto
El valor de un amigo
Aprendí escuchando al maestro Luis Carbonell estos tres valores, y a medida que ha pasado el tiempo he prendido el valor de estos tres conceptos que nadie valora en la actualidad.
En estos agitados días donde la gente va de un lado a otro, buscando ser colocado en algún puesto, algunos, para desde el mismo hacer una contribución al estado a la patria, otros para que vean su cercanía al líder, y los más sigiloso para desde el mismo estado dar rienda suelta a sus más bajos instintos.
Ocurre que la mayoría de veces nadie está conforme con lo que tiene, y mucho menos con lo que puede, pues la mayoría de personas no se detienen a saber, cuál es la preparación, y que se hace ahí, ni lo que hace pedro o juan en un puesto gubernamental, lo único que ven es cuánto gana y cuál es la menor cantidad de tiempo que puedan ellos trabajar.
Hace podo, nos propusimos ayudar a alguien que a partir su oficio nos pareció el más vulnerable de nosotros, y en nuestro afán por colocarle en el puesto que más pronto estuviera disponible, hemos despertado al más imprudente y fabulador de las personas que hemos conocido, pues no solo cuenta lo que le confiamos, sino que inventa lo que no hemos dicho, que pena, que pena, pero para ver cuál es el valor de un centavo, solo basta con estar parado en la fila de los que aspiran a cobrarlos.
Cuando nos sentimos como que hemos perdido parte la existencia, llamando, apartando, y dejando a nuestros seres queridos solo, porque hay que trasladarse a otros pueblos para recoger información para esos amigos que pensamos importantes, tengan a mano la información correcta y no se impacienten, y son esos mismo los que nos colocan en la cuneta con sus comentario entonces sabemos cal es el valor de un minuto.
Pero cuando sentimos el látigo de las palabras, cuando son capaces de no recordar lo que ha pasado antes, las luchas, los riesgos, y sobre todo cuando hemos dejado de lado nuestro desarrollo por aportar y apoyar a quienes pensamos son amigos, y esos mismo no escatiman palabras para la ofensa y somos objeto de sus burlas y sus burdas palabras, entonces sabemos cuál es el valor de un amigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *